Cuanta razón tiene Jesús

Hoy en Europa (y en España igualmente) apenas hay alguien que viva como clase trabajadora, como obrero, por muy explotado que esté. Al contrario, parece que todos queremos entendernos como clase media que consume y vive libremente pese a estar hipotecados, ser mileuristas o estar desempleados. A ese falseamiento Marx lo llamaba alienación (pérdida de identidad, vivir una vida no real).
Curiosamente, mucha de esa clase media aplaude los recortes sociales y se deleita con la eliminación de empleo público y el acoso a los sindicatos, como si la causa de su explotación fuese el Estado y no el capitalismo descarnado. Quizá por eso la Sra. Aguirre no tiene reparo en decir que la crisis que vivimos la ha causado la falacia Keynesiana y no la ambición siempre desmedida del capitalismo financiero desregulado.
Si esto sigue así, me temo que mis hijas vivirán una Europa más parecida a la que vivió mi abuelo durante el primer tercio del siglo XX que a la que he vivido yo. Y no me gusta.

Jesús Pichel es filósofo



Comentarios

Entradas populares de este blog

Barallobre ha caído muy bajo

400 millones para dos buques de guerra