Una pena

Me da pena ver a jóvenes y cuando digo jóvenes es que son extremadamente jóvenes, bebiendo no sé que coño de brebajes y puestos hasta las trancas. Beber, hemos bebido todos y quién esté libre de pecado que tire la primera piedra. Esto ya me parece patético. Me he encontrado en una romería caminando, a  chavales que no tendrían ni quince años, borrachos,  con botellas de whisky, vodka, etc. Es una verdadera lástima pensar en que acabarán con diez o quince años más encima. Lo siento, pero esto no es prohibir, es educar, y la educación debe de venir desde muy joven. La educación en este país es tercermundista y mientras eso no cambie seremos siempre un país de tercera.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Barallobre ha caído muy bajo

400 millones para dos buques de guerra