La crisis

En pocas palabras y desde la indignación más absoluta, veo como el mundo político va cada vez más trabajando para el poderoso, vive en connivencia con el poder del dinero y a los de abajo los machaca una y otra vez más. Es increíble que entre tantas gentes de bien no pongan freno a estos desmanes. Desde la derecha empiezan a surgir movimientos ultraconservadores,  que su afán y su obsesión,  es privar al que menos tiene de menos recursos y a su vez facilitar que el rico sea cada vez más rico. Las cocinas económicas se encuentran totalmente desbordadas. El número de indigentes aumenta en una progresión geométrica que no tiene fin. Los casos de corrupción son moneda de cambio entre los fariseos de la política,  mientras el pueblo vive inmerso en una indignación, que no sabemos cuanto va a durar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Barallobre ha caído muy bajo

400 millones para dos buques de guerra