Esto es lo que hay


La funcionaria con más tiempo libre de España –la articulista, conferenciante, mitinera, tuitera y bloguera Esperanza Aguirre– ha dado su opinión esta semana sobre sanidad, horarios comerciales, el nuevo libro de Václav Klaus, los derechos humanos en Cuba... Lamentablemente, no ha tenido un rato para ilustrarnos sobre la detención de Gerardo Díaz Ferrán. Es un silencio sospechoso. Aguirre en particular y el PP en general tienen mucho que contarnos sobre el hombre del lingote de oro al que Aznar condecoró con la medalla de plata al Mérito en el Trabajo.
El expresidente de la patronal no solo decía queEsperanza Aguirre era «cojonuda», también lo demostraba con sus actos. En el 2003, varios importantes empresarios españoles donaron más de un millón de euros a Fundescam, una opaca fundación del PP de Madrid que después gastó los donativos en la campaña electoral de Aguirre. La trama Gürtel se ocupó de falsear las facturas para intentar borrar el rastro de aquel dinero. Díaz Ferránfue el mayor donante de Fundescam: aportó 246.00 euros en seis entregas. Su generosidad no fue en vano. La Comunidad de Madrid concedió después a sus empresas 6,4 millones en contratos públicos.
El caso Fundescam no prosperó. Tanto Anticorrupción como la Agencia Tributaria veían una presunta ilegalidad, pero ya estaba prescrita. EnEspañistán, el delito electoral caduca en solo cuatro años. El Tribunal de Cuentas lleva un retraso de cinco años en sus informes sobre la financiación de los partidos, así que estos pecadillos suelen quedar impunes.
De Ignacio Escolar

Comentarios

Entradas populares de este blog

Barallobre ha caído muy bajo

400 millones para dos buques de guerra